Rayos UV en niños, ¿cómo proteger sus ojos?


Con la llegada del buen tiempo los niños son los que más quieren salir a jugar a la calle, ir a la playa o a la piscina y se les protege la piel con cremas solares, pero ¿sabías que los ojos son igual de importantes para protegerlos de los rayos UV? Es por ello que no hay que olvidar protegerlos y con unas buenas gafas, pues los ojos de los niños son más vulnerables y sensibles.



Según el Colegio Oficial de Ópticos-Optometristas de Andalucía, el cristalino del ojo de los más jóvenes deja que pasen más del 75% de los rayos UV, siendo solo un 10% cuando se es adulto. Además, en la época de niñez y adolescencia es cuando se absorbe hasta un 80% de la exposición solar de toda nuestra vida.


¿CUÁNDO DEBE UN NIÑO PONERSE SUS PRIMERAS GAFAS SOLARES? Nuestros especialistas opinan que el uso de gafas debe ser un acto de la vida cotidiana, así que adoptar ese hábito debe empezar a enseñarse desde que somos pequeños. En cuanto a la edad, se aconseja que se empiecen a usar gafas en la edad de preescolar, pues antes no son aptas debido a que el puente de la nariz y las orejas no están suficientemente desarrolladas.

  • Antes de los 6 meses, no se debe exponer, siquiera, a un bebe al sol.

  • Entre los 6 meses y 3 años, sigue siendo importante no exponer a un niño al sol demasiado tiempo y en las horas más fuertes. Es recomendable que si quiere dar uso a unas gafas solares, estas sean con bandas elásticas o cordones para que se sujeten de una manera cómoda.

  • Después de los 3 años, un niño está listo para usar gafas solares, siempre que sean homologadas. Por ello, las gafas deben ser compradas en ópticas, pues es la única manera de que sean totalmente seguras. En Innova Ópticas, contamos con modelos que seguro le gustarán a los más pequeños.

Las gafas deberían usarse todo el año, pues la radiación ultravioleta siempre está. Pero, hay que hacer más hincapié en los meses de primavera-verano que es cuando la radiación es más fuerte.

¿QUÉ EFECTOS CAUSAN LOS RAYOS UV?


A corto plazo, esta radiación puede provocar en los niños dolor ocular o de cabeza, fotofobia o enrojecimiento de los ojos. A la larga, pueden producir producir problemas visuales tales como:

  • Visión borrosa

  • Irritación

  • Cataratas

  • Ptergion, que es el crecimiento de la conjuntiva invadiendo la córnea.

  • Fotoqueratitis, que provoca efectos similares a una quemadura solar en el interior del ojo, afectando a la córnea, desarrollando en el mejor de los casos ligeras distorsiones visuales. Si se agrava un poco puede provocar fotofobia o sensación de arenilla en el ojo y si está en la última fase, daña a la córnea pudiendo haber afectaciones en la retina.

Sin duda alguna, proteger nuestra visión desde que somos niños es de suma importancia como ya hemos visto. Es por ello, que contar con unas gafas solares adecuadas y homologadas, exponernos lo menos posibles a las horas más perjudiciales del sol son dos de los mejores consejos que nuestros especialistas nos dan para poder cuidar de nuestra salud visual.







12 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo